Somos polvo y sombras

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir,
allí van los señoríos derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
llegados, son iguales
los que viven por sus manos y los ricos.

Este mundo es el camino
para el otro, que es morada
sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada sin errar.
Partimos cuando nacemos
andamos mientras vivimos, 
y llegamos
al tiempo que fenecemos;
así que cuando morimos 
descansamos.



Ayer me preguntaron que quería hacer en la vida. Una pregunta aparentemente sencilla a la que todos hemos contestado en alguna ocasión, posiblemente sin tener que pensar demasiado. Yo misma he respondido a esa pregunta con ligereza, sin pensar apenas, alguna que otra vez. Y sin embargo ayer tuve que pararme a pensarlo durante unos minutos. Porque, ¿qué es lo que quiero en la vida realmente?

Por supuesto, quiero ser feliz, pero ese objetivo es el de todo ser humano, un objetivo más fácil para unos que para otros. Pero todos queremos hacer algo a parte de ser felices. Yo no sé lo que quiero exactamente. Simplemente quiero hacer algo. Algo importante, algo que no condene mi alma a la muerte.

Si os dais cuenta, la mayoría de nosotros estamos condenados al olvido. Una vez que abandonemos esta vida, algunos seremos recordados por nuestros hijos y nietos, pero al final todos nos olvidarán, y ese será el momento en el que nuestras almas mueran.

El fin de nuestra vida llega cuando morimos, pero nuestra alma sigue viviendo hasta que es olvidada por todos, momento en el que ya no puede seguir existiendo.

Algunos afortunados, sin embargo, consiguieron hacer algo importante, algo que aún a día de hoy es recordado, y por tanto también nos acordamos de ellos, y sus almas pueden seguir viviendo en este mundo. Ese es mi objetivo. Conseguir hacer algo importante, algo para que, cuando yo perezca, algunos pocos puedan seguir recordándome, y por tanto mi alma pueda seguir viviendo algún tiempo más. 

No aspiro a hacer algo realmente grande para ser a sí recordada por siempre, pero si quisiera conseguir algún logro mediano, algún logro que permita que unos pocos recuerden lo que yo hice y mi persona y así mi alma continúe en la Tierra algún tiempo más.

Quizá estos pensamientos que yo tengo y que ahora comparto con vosotros sean un tanto estúpidos, pero esa es mi manera de creer, y no puedo evitar seguir pensando así, al margen de lo que los demás me digan. ¿Y qué hay de vosotros? ¿Qué opináis de esta vida en la que nos ha tocado vivir? ¿Qué queréis hacer con ella?

Muchísimas gracias por leer,

Ángela.

P.D Me gustaría dar la bienvenida a nuestra nueva colaboradora, Carlota :) Bienvenida a las Cazadoras de Cuentos, sabemos que lo harás genial!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada